Publicaciones periodísticas de varios medios de Paraguay informaron a la opinión pública acerca de un posible caso de “fraude piramidal” o “esquema ponzi”, citando principalmente a “D9 Club de Emprendedores“, considerado por sus promotores como un auténtico negocio de Network Marketing o Mercadeo en Red.

Como nunca antes ocurrió, se instaló un debate abierto a través de las redes sociales entre críticos y defensores de la marca. La mayoría opina con una ignorancia muy evidente respecto al funcionamiento de los negocios en general, y el network marketing en particular.

Dos motivos me impulsan escribir este artículo y expresar mi opinión sobre el tema:

He sido víctima de sistemas piramidales.

Caí en más de una ocasión en la confusión y estupidez, preso de la avaricia y el deseo de lograr riqueza “fácil y rápida”. Le puedo decir que es indescriptible el dolor al final de la historia, cuando toca asumir la consecuencia de la metida de pata.

Lo más doloroso no es el dinero perdido; sino el hecho de perder la credibilidad ante la gente.

Por mejores intenciones que uno haya tenido al momento de presentar “una maravillosa oportunidad” a sus amigos y conocidos, al final de la historia es inevitable el sentimiento de culpa y la amargura. En mi caso me sentí desmoralizado hasta el extremo de no poder mirar a amigos, familiares, novias (si, novias: la primera me corrió a patadas; con la segunda nos aguantamos hasta terminar de pagar la enorme deuda en la que nos metimos).

Es fácil dejarse llevar por la emoción en ausencia del sentido crítico. En mi caso juré nunca más pasar por lo mismo y me eduqué, investigué, leí libros, estudié. Hoy puedo diferenciar al toque un negocio de un esquema de dudosa naturaleza.

El segundo motivo por el que escribo sobre el asunto es mi convicción personal:

Estoy convencido de que el Network Marketing es una de las mejores oportunidades empresariales en la economía del Siglo XXI.

Con todas las investigaciones que hice, expertos exitosos con los que me reuní, los libros de finanzas y libros especializados en el tema que leí y la experiencia personal, puedo afirmar sin dudas que el Network marketing constituye una gran oportunidad empresarial, totalmente afín a las características de la nueva economía. Sobre todo, al alcance de la mayoría.

Cómo funciona un negocio de Network marketing o Mercadeo en red lícito.

El Dr. Charles King, graduado en Administración de Empresas en Harvard y profesor de marketing en la Universidad Illinois de Chicago (UIC), conjuntamente con Jame Robinson, escritor y consejero de la Cámara de Comercio de los EEUU., en la obra “Los nuevos profesionales”, documentan científicamente el “surgimiento del network marketing como la próxima profesión de relevancia”.

En la citada obra el network marketing es considerada como “El método de distribución más poderosa y el modelo de negocio más atractivo de la nueva economía”. “Un canal de distribución con una capacidad de adaptación única en la era de internet”.

Richard Poe lo define así: “Es una estrategia de venta de productos mediante la cual distribuidores independientes puede asociar a otros distribuidores y obtener comisiones por el movimiento de esos productos dentro de la red” (Ola 4)

Por tanto, se trata de una empresa de distribución. Una distribución basada en el marketing boca en boca; marketing basado en las relaciones.

Podemos deducir que:

  • Primero: Todo negocio de network marketing distribuye un producto, porque el negocio es la distribución.
  • Segundo: Las compañías pagan comisiones conforme al volumen de venta de dichos productos. Si no hay venta de productos, no se genera riqueza, por tanto no hay ganancia ni para la compañía, ni para el distribuidor.

El empresario de redes crea volumen de venta de cuatro modos:

  1. El consumo personal del asociado. (yo consumo el producto que distribuyo)
  2. La venta directa o venta minorista de los productos a clientes finales. (yo vendo el producto a la gente de mi entorno)
  3. La formación de un equipo de vendedores. (yo asocio otras personas que venden el producto, les capacito y les motivo)
  4. El patrocinio de otros empresarios desarrolladores de red. (yo asocio y trabajo en equipo con otro emprendedor que consume, vende, administra equipos de vendedores y patrocina a otros empresarios igual a nosotros).

La promesa de la libertad financiera, es decir, un sistema de ingresos residuales que permite el control del tiempo y del dinero, es solamente para el emprendedor que trabaje duro para construir una organización empresarial estable y productiva. 

Ser un empresario de network marketing consiste en construir una red de distribución masiva de productos; por eso lo definen como el método de distribución más poderosa de la nueva economía, totalmente compenetrado con las tecnologías actuales y el comercio electrónico.

En el citado libro, se menciona unas veitena de condiciones más, que debe reunir una empresa que implementa de manera lícita el Network Marketing, pero en opinión la esencia es la distribución. Si la riqueza que genera la red no viene de la distribución, no es network marketing.

¿Por qué la “D9, Club de Emprendedores no es Network Marketing?

Si el ingreso del emprendedor no se genera a partir de la distribución de un producto real, no es mercadeo en red. Al menos no es el Network Marketing del que hablan los expertos como Richard Poe, Charles King, Jame Robinson, Robert Kiyosaki, Paul Zane Pilser, Eric Worre y otros.

Dicho esto, las conclusiones a las que llego respecto a la D9 son:

La riqueza no se genera a partir de la producción o distribución de un producto.

Los asociados no generan ingresos vendiendo cursos de trader deportivo. La mayoría de ellos no consumen siquiera ellos mismos sus propios productos.

Si el verdadero producto de la D9 son las unidades de inversión y no los cursos, todo tendría mayor sentido. Podríamos encontrar consumidores (gente que compra un paquete de inversión y no vende), vendedores de paquetes y desarrolladores de red de distribución masiva de paquetes de inversión,

Si este último caso es la verdad, podemos afirmar que los líderes promotores no entienden nada de lo que están haciendo o están mintiendo a propósito a la gente. Pero en la practica, una cosa es segura, lo que terminan vendiendo son los paquetes de inversión, con la promesa de ganar dinero sin trabajar.

Si la D9 es una empresa de inversión y utiliza el Network Marketing para vender sus paquetes de inversiones, pues deben decir eso y conseguir los permisos legales para comercializar productos financieros con todas las garantías y listo.

¿Se trata de la última revolución en la industria de mercadeo en red, una evolución natural de los sistemas de network marketing?

Algunos promotores de la D9 consideran el sistema como revolucionario, muy superior a los obsoletos modelos implementados por empresas como las que figuran en la lista de la Direct Selling Association (la Asociación de Empresas dedicadas a la venta directa y al network marketing), y la Top Ten de Nexera.com (revista especializada en investigar oportunidades de negocio y generar una clasificación según el potencial y la proyección del negocio).

¿Cuáles serían los argumentos de esta superioridad?

Acaso distribuyen un producto único, patentado, que toda la humanidad necesita y solo ellos pueden distribuir…? Hasta el momento no me quedan claro cual es el producto que se comercializa. Si los productos son los “paquetes de inversión” pues realmente se trata de un producto único, que toda la humanidad necesita: la fórmula mágica de hacer fortuna sin esfuerzo alguno. Basta con una inversión y todo es cuestión de tiempo.

¿Se trata de un sistema de inversión “nivel genio”, que genera un rendimiento como nunca antes en la historia? Si es así, recomiendo un artículo del Economista Guillermo Cabral en su blog Analizando la Economía Paraguaya (clic para leer).

En análisis del experto, se pone en duda la viabilidad de la empresa. Los inversionistas de la D9 estarían recibiendo una Tasa Interno de Retorno (TIR) de 5901% por sus inversiones.

Si el dueño de la D9 realmente descubrió la manera de hacer rendir sus inversiones sobre ese nivel de ganancias, no se explica porqué en vez de conseguir un préstamo al 10% en algún banco, prefiere implementar un complicado sistema de captación de capital donde miles de personas le hacen un pequeño préstamo cada una, quedando él en la obligación de compartir sus ganancias en un porcentaje que pone en peligro la sostenibilidad del negocio.

En conclusión

Me parece que la D9 no es una empresa de Network Marketing, porque los ingresos no dependen (al menos principalmente) de la distribución de un producto real y útil para los consumidores.

No existe emprendimiento donde el emprendedor gane dinero sin crear, fabricar o vender un producto, bienes y servicios. Aun el inversionista obtiene sus ganancias cuando su dinero es invertido en un proceso empresarial que involucra creación de bienes, productos y servicios reales.

Pero si alguien me puede demostrar la lógica de este negocio y la sustentabilidad, y me convence con argumentos veraces, no solo ingresaré a desarrollar con él el negocio, también trabajaré para que el fundador sea premiado con el Nobel en Economía.

Me ha costado mucho trabajo el proceso de conversión de empleado a empresario. Pero la D9 está convirtiendo desempleados en inversionistas. No tienen que leer, ni trabajar, ni siquiera saber invertir… y sin embargo, sus inversiones son tan rentables como las de cualquier inversionista sofisticado.

Entonces, ¿la D9 es un fraude, pirámide o esquema ponzi?

Te recomiendo el siguiente vídeo y escribas tus propias conclusiones en área de comentarios.

Milciades Villalba Santos

Milciades Villalba Santos

Emprendedor

Empresario de Networt Marketing, bloguero, orador, coach y educador de emprendedores. Siempre soñé escribir, ahora lo hago compartiendo mi experiencia de transformación en empresario. Lo que SOMOS determina lo que hacemos y nuestros logros.

No olvide compartir!!!

UA-65601011-1
A %d blogueros les gusta esto: