Es conocida por muchos la película Cadena de Favores, donde el pequeño protagonista ideó una fórmula para cambiar el mundo y llegó a la conclusión de que el único impedimento sería la falta de decisión, por una especie de miedo a hacer algo diferente… ¿Una falta de decisión para cambiar el mundo? Si, una decisión, y el mundo podría ser totalmente diferente. ¿Decisión de quién? De tu decisión. No importa quién tú seas, pero cambiar el mundo depende de ti.

Hablemos sinceros:

¿Te gustaría vivir en un mundo mejor?

¿Te gustaría erradicar la pobreza del mundo?

¿Te gustaría tener la libertad de realizar los anhelos más profundos de tu corazón?

Si tienes algo de dignidad humana estoy seguro que tus respuestas fueron afirmativas. Y con un poco de inteligencia te darás cuenta de que prácticamente todas las demás personas estarán de acuerdo contigo.

Entonces ¿Por qué no lo hacemos? ¿Por qué dejamos que las cosas sigan así, aunque estén mal?

Tal vez porque simplemente tú no has tomado la decisión de hacerlo. Sí, tú. Ok; ya sé, la gente común está en tu misma situación, pero al respecto no tienes nada que hacer, el caso eres tú, tu decisión.

¿Qué te pareces erradicar la pobreza del mundo?

Alguien ha dicho la mejor manera de ayudar a los pobres es no ser uno de ellos. El primer paso para lograr ese propósito sería que tú tomes la decisión de ser rico, pasando de ser parte del problema a ser parte de la solución.

¿Qué ser rico no depende de una decisión solamente? Pues con la sola decisión no serás rico, tendrás que hacer algo, pero sin la decisión jamás podrás ser rico y seguirás siempre del lado del problema.

Ser rico empieza por la mente, por ejemplo, dejando de considerar a los ricos unos miserables que solo piensan en ellos mismos. Esa es una idea errónea muy común, una mentira puesta en tu mente por los poderosos que amontonan riquezas a costa de tu ignorancia… esas personas son más pobres que tú, necesitan de tu ayuda, dependen de tu decisión… sin un corazón rico, la riqueza es un espantoso pordiosero.

Hay una sola ley de la abundancia. La economía, las ciencias económicas, están fundamentadas en la escasez, conducen a la competencia, el temor a que puede faltar, que no hay suficiente para todos, que hay que ahorrar y llegar primero que los demás. En consecuencia nace el apego a lo que uno cree poseer, y el sufrimiento por el temor a perder lo que se posee; un sufrimiento absurdo. El apego es la madre de las miserias, porque nade de la conciencia de la escasez.

¿Estás seguro que te gustaría erradicar la pobreza del mundo?

Hay una sola ley de la abundancia. La ley verdadera: Dar para recibir.

En nuestra sociedad actual se traduce en: Ayuda a otros a ser rico y la riqueza será tuya.

No pienses en volverte rico, reflexiona en la manera de hacer rico a los demás, y te verás en la abundancia.

El que ha creado su fortuna ayudando a otros jamás será tachado de avaro, ni tendrá motivo para competir con nadie. No estará preocupado en perder su dinero, pues sabe que cualquiera sea su origen, su fuente es inagotable. La verdadera riqueza se fundamenta en la conciencia de la abundancia; no tienen sentido competir, sino cooperar para que la riqueza fluya y se multiplique para todos.

¿Quieres erradicar la pobreza del mundo? Vuélvete rico, estamos para ayudarte.

Toma la decisión de ser rico ayudando a otros a enriquecerse.

Si logras ayudar a un número suficiente de personas a lograr sus sueños, terminarás logrando los tuyos

Hay miles de personas generando abundancia en el mundo y difundiendo la conciencia de la abundancia, ayudando a otros a convertirse en personas libres, exitosas, abundantes. Toma la decisión de ser próspero, únete a los que decidieron ser parte de la solución.

Visita Amar es liberar