¿Por qué una pregunta podría cambiar tu vida?
 
Sencillo: Una pregunta surge cuando hay un impulso hacia algo desconocido aun, mueve a la mente hacia algo nuevo, inicia una búsqueda, rompe la comodidad de estar simplemente donde estás.

Mi maestro de filosofía se empeñó en que sus alumnos aprendiéramos y comprendiéramos el significado de esta frase: “En la historia de la filosofía, lo más importante siempre fueron las preguntas que se plantearon los filósofos, y no las respuestas que le dieron”
Podríamos reírnos de las respuestas que dieron los griegos a preguntas como: ¿Qué es la realidad? ¿Cuál es el origen de las cosas? ¿Qué es el hombre? ¿Qué es la verdad? ¿Podemos conocer la verdad? Lo que no podemos dejar de hacer es buscar nuestras propias respuestas a estos interrogantes y ampliar nuestra conciencia en el proceso. De hecho, estás preguntas fueron formuladas miles de veces por las mentes más brillantes de la humanidad y aun hoy siguen inspirando el amor a la sabiduría.
De igual manera, una simple y sencilla pregunta puede revolucionar tu vida, en términos financieros. No te rindas ante el poder de la sencillez de la pregunta. Busca tu respuesta, como buscarías la respuesta a una compleja pregunta como ¿Para qué vivo? Y te va sorprender hasta dónde puede llevarte tu propia mente.

¿Cómo hago para ganarme en UN MES lo que me gano en UN AÑO?

Espero a que, al menos, hagas el cálculo multiplicando tu último cheque del mes por doce. Si tienes un ingreso fijo mensual es fácil. Si no, puedes sacar un promedio. Como sea, ganarte en un solo mes, lo que normalmente ganas a lo largo de un año, puede traer cambios significativos en tu vida. Imagínalo por favor.

Cuatro condiciones para que esta pregunta pueda cambiarte la vida:

  1. Tienes que aceptar la idea de que es totalmente posible.

Si tú crees que es imposible ganar en un mes lo que hoy te ganas en un año, por más que lo intentes no funcionará.

Esto te va ayudar. Responde con sinceridad las siguientes preguntas: ¿Existen personas que generan en un mes lo que te ganas en un año? ¿Tienen tu edad algunos de ellos? ¿Viven en tu país? ¿Tienen cualidades y poderes especiales, o son personas iguales a ti?
Mira. Creerlo o no creerlo es problema tuyo, así que termino con esto: “Si otros pudieron lograrlo, tú también lo puedes”
      2. Asume total responsabilidad de lo que sucederá en tu vida
 Vamos a excluir cualquier otro responsable de los resultados que ocurren en tu vida. Esto es y será asunto tuyo y de nadie más.
Olvídate de los políticos, de la mentalidad de la gente, la ignorancia de tus vecinos, la incomprensión de tus familiares, del clima, o cualquier otra cosa a lo que sueles echarle la culpa por tu falta de resultados. Tú serás el único responsable de los éxitos y los fracasos que provocarás en tu vida.

      3. Confía en la sabiduría que habita en ti y sigue sus sugerencias.
 Confiar en uno mismo es una regla básica en la vida. Sin embargo, por lo general despreciamos la importancia de acudir a la reflexión, la meditación, la quietud, en busca de respuestas importantes para nuestra vida.
Sócrates ya decía que “una vida sin reflexión no vale la pena ser vivida”. Fue el mismo filósofo quien asumiera como lema de su vida el “Oráculo de Delfo”: “Hombre, conócete a ti mismo” argumentando que la verdad está en el alma del hombre. Es decir, en su interior, en su mente.
Esta pregunta y el ejercicio que te propongo, es una invitación a confiar en ti mismo, a buscar tu verdad, a vivir más profundamente y descubrir tu propio camino de superación.
      4. Tienes que estar dispuesto a cambiar, hacer cosas nuevas, algunas que no te agradan.
 “Es de locos esperan resultados diferentes y seguir haciendo lo mismo”. Si responde con sinceridad la pregunta ¿Cómo puedo ganar en un mes lo que me gano en un año? Te darás cuenta que: No puedes seguir siendo la misma persona; y, no puedes seguir haciendo lo mismo y de la misma forma.
Para que pueda cambiar tus resultados, el primero en cambiar siempre serás tú. De lo contrario, el título de este artículo no sería “una pregunta que puede cambiar tu vida”. Cuando tú empiezas a cambiar para mejorar lo que eres, la forma en que haces las cosas, tu actitud ante la vida y ante tu trabajo, tus habilidades sociales, etc., el resultado no puede ser sino grandes beneficios para tu vida.

“Tus ingresos solo pueden crecer hasta donde crezcas tú” T. H. Ecker

Cómo utilizar esta pregunta y por qué

Te sugiero que te hagas esta pregunta, al menos, dos veces al día por un periodo de 20 a 30 días consecutivos. A lo mejor tengas que escribirlo en algún letrero en la oficina o en la casa. Llevarlo como recordatorio en la agenda, incluso programarlo en el aparato celular.
¿Por qué tanto escándalo para una simple pregunta?
La respuesta está en saber cómo funciona la mente humana. No puedo explicarte mucho en este espacio, pero déjame contarte que se ha demostrado que nuestra mente es capaz de darnos todo lo que necesitamos si aprendemos a confiar en ella y seguir el proceso natural de su funcionamiento.
Cuando la menta enfoca un objetivo (en este caso, descubrir una manera para incrementar nuestros ingresos 12 veces), y le hacemos saber que ese objetivo es importante para nosotros, no parará hasta encontrar la manera de proporcionarnos lo que le pidamos.
La manera de convencer a la mente de que realmente es importante para nosotros saber cómo incrementar nuestro ingreso 12 veces es repitiendo la pregunta todos los días, principalmente a la mañana al despertar y a la noche antes de dormir.

Siete pasos a seguir para lograr el cambio hoy mismo

Primero: Realiza la pregunta todos las veces que te sea posible, con la confianza de recibir la respuesta.
 
Segundo: Busca tiempos para relajar la mente y el cuerpo, buscar las cosas que te gustan, inspirarte en las cosas que amas. Practica deportes, sobre todo aquello que pone la mente a volar, como caminar, trotar, andar en bicicletas, etc. Ten en mente tu pregunta y deja fluir las ideas.
Tercero: Anota tus ideas lo más pronto que te surjan; todo lo que se te ocurra llévalo al papel. Si no se te ocurre nada en la primera semana, sigue pensando en la pregunta.
Cuarto: Entra en acción inmediatamente, honra tu inspiración. Si se te ocurre un negocio, investiga, pregunta a alguien en el sector, pide presupuestos, etc.  No te digo que realice una inversión o cambie de actividad, sino moverte detrás de informaciones que garanticen el éxito de tus ideas.
Quinto: Busca un modelo, un mentor, una persona que te inspire, a quien pudieras acudir al momento de emprender un nuevo rumbo en tu vida. Si busca consejos, que sea de parte de un experto y no de cualquiera, que lo único que hará es cortarte la inspiración.
Sexto: Cultiva tu mente para pensar como una persona que gana 12 veces más que tú. Siente las emociones que sentiría una persona con esos ingresos. Desarrolla las habilidades que te faltarían. Lee libros, escucha audios, asiste a seminarios y talleres, júntate con gente que ya lograron o están camino a lograr lo que tú quieres.
 
 Séptimo: Cuando sepas cómo lograr generar en un mes lo que hoy te toma un año, fija una fecha para lograr esa meta y elabora un plan de acción paso a paso. Ten en cuenta las cosas que debes cambiar en tu persona, las habilidades y capacidades que tendrás que aprender, el precio que has de pagar y la actitud que has de cultivar. Entra en acción y no pares hasta lograrlo.

Conclusiones

 Esta simple pregunta nos permite tomar conciencia qué clase de persona somos, y por qué tenemos los resultados que tenemos.  Nos permite diagnosticar los hábitos de pensamientos, sentimientos y acciones que fundamentan nuestros actuales resultados. Pero, sobre todo, nos perite definir qué clase de persona queremos ser, y encontrar en nosotros mismos lo necesario para lograrlo.
Hazte la pregunta, confía en ti mismo y sé fiel a la respuesta que surja de tu interior. Se muy selectivo a la hora de consultar con otras personas. Acude solo a aquellos que sean exitosos, felices, y con los resultados que tú deseas.
Espero tus comentarios más abajo.
Milciades Villalba Santos

Milciades Villalba Santos

Autor

Empresario de Networt Marketing, bloguero, orador, coach y educador de emprendedores.

Este blog es resultado de dos cosas: El sueño de ser un escritor, y la tranformación que supone en mi vida convertirme en empresario del Siglo XXI.

Si te ha gustado, no dejes de compartir