Sostenemos que la prosperidad responde a un estado interior, a patrones de pensamientos y sentimientos que operan habitualmente en la persona. Sin embargo, debemos reconocer que existen leyes externas del dinero, patrones que rigen el mundo de las finanzas, de los cuales debemos estar conscientes y aprender a dominar a fin de manifestar y sostener en el mundo material la riqueza en todas sus formas.

Alguien podría confundirse y creer que es suficiente ponerse a pensar en el dinero, meditar, amar y acariciar el dinero, para atraerlo en abundancia como por arte de magia. Si bien la magia existe, tiene sus leyes. Como es arriba es abajo, existen leyes internas, pero también leyes externas, y ambas debemos considerar.
Aquí hablaremos del dinero, el elemento material por excelencia de la riqueza, al menos en el mundo moderno. El dinero es una expresión de la riqueza, es un efecto, un resultado.
“La falta del dinero nunca es un problema; la falta de dinero es apenas un síntoma del verdadero problema”(T. H. Ecker)

La ley del dinero es sumamente sencilla. Sin embargo, pocas personas son consciente de cómo realmente funciona el dinero y qué trato hemos de darle para que el dinero no solo quede con nosotros, sino que desee tanto permanecer a nuestro lado que llame a sus amigos, creen un clan y se reproduzcan en nuestro entorno.

Lo que no le gusta al dinero y hace que desaparezca de tu vida

Pensar que el dinero es malo, engañoso, pecaminoso. El dinero es una energía, los pensamientos y sentimientos negativos disipan la energía de la prosperidad. Pero también, cuando piensas que el dinero es malo, tú mismo hace lo  necesario para acabarlo tan pronto puedas. Hay personas que apenas tiene dinero, siente como si fuera que el dinero lo molesta y busca de inmediato gastarlo en algo y quedarse sin él.
Pensar que el dinero no es importante. A nadie le gusta permanecer a lado de alguien que no lo valora, lo mismo el dinero. Curiosamente, aquellos que piensan que el dinero no es importante, se pasan las mejores horas de sus días trabajando por el dinero, gastando sus mejores esfuerzos por una paga, pero nunca buscan la manera que su dinero le rinda, trabaje con ellos y les permita liberarse de la esclavitud financiera para dedicarse a aquellos que sí consideran “más importante”.
Gastarlo cuanto antes, incluso antes de merecértelo. La gente compra cosas, muchas veces a crédito, con la excusa de que se lo merece, ya porque trabaja mucho, porque es buena persona, porque es un profesional de eminencia, por lo que sea. Si lo único que sabes hacer con el dinero es gastarlo, vivirás hasta la muerte con la maldición aquella: “Te ganarás tu alimento con el sudor de tu frente”; con el sudor de tu frente, tu cuello y tu espalda, para comer comida rápida, alimento basura, vivir mal y morir fulminado por alguna consecuencia del estrés.
Mujer elegante gozando de una cantidad de billetes

Cómo funciona el dinero y como hacer que fluya en tu vida

Vamos acudir a unos sencillos gráficos, facilitado por uno de mis escritores favoritos, Robert Kiyosaki, de quien te hablaré más, próximamente, y tendrás sus materiales en la sección de herramientas.

cuadro ingreso gastos de robetr kiyosaki
En estos sencillos cuadros tenemos ilustrado lo que todo el mundo sabemos del dinero. La ley del ganar y la ley del gastar. Veremos más adelante los diferentes tipos y formas de ingresos, así como los principios a tener en cuenta para tener un control sobre los gastos.
Pero déjame repetirte aquí lo que dice Kiyosaki acerca del ingreso: “Lo que determina tu éxito financiero es lo que haces después del trabajo con tu ingreso y con tu tiempo”. Es decir, el ingreso es importante, pero mucho más importante lo que hagamos con él.
Sabes de lo que hablo: Hay personas que viven en paz con un ingreso mínimo, pero otros que viven en la penuria, en constantes dificultades financieras, con cinco o seis veces al ingreso mínimo legal. Muchas veces pasa eso con una misma persona, que se quejaba de ganar poco, hasta que de repente tuvo un incremento importante en sus ingresos, pero lejos de solucionar sus lagunas financieras, tiene más dificultades aún que cuando ganaba menos.
Los cuadros del flujo de efectivo segun R. Kiyosaki
En este gráfico se aprecia las opciones que tenemos para hacer con nuestro dinero y nuestro tiempo después del trabajo.

Opción uno: renunciar inconscientemente a la prosperidad.

Eso se logra de dos maneras:
  1. Gastar todo el ingreso, de la manera que fuere, con la excusa que fuere. Detrás de cada conducta hay una mentalidad, una emocionalidad, una energía. Las personas que no pueden ver el dinero y resistirse a gastar, por lo general están dominadas por emociones de escasez; tratan de llenar algún vacío emocional, inseguridad, falsa valía personal, autoestima baja, posición social, etc. En gran medida la sociedad consumista padece de esta enfermedad mental. La patología llega ser tan aguda que está acabando con la clase media y dividiendo el mundo en ricos muy ricos, y pobres cada vez más pobres. Antídotos como la educación financiera, la búsqueda real del sentido de la vida, la revalorización de la dignidad humana, son de alta prioridad en esta emergencia.
  2. La segunda manera de renunciar a la prosperidad inconscientemente es recurrir a las deudas, que incrementan los gastos, para satisfacer las demandas emocionales que describimos arriba. Adquirir pasivos, es decir, compromisos que van a sacar dinero de nuestros bolsillos incrementando nuestros gastos, es una de las maneras más rápida de entrar en un estado de angustia existencial, perder el control del tiempo en nuestras vidas y sacrificar años de nuestras vidas detrás del dinero, para llegar al ocaso de nuestra existencia, tan pobre como iniciamos, sin haber evolucionado, y sin haber desarrollado nuestras potencialidades en aquello que realmente nos hubiera gustado hacer.

En una entrada posterior aprenderemos acerca de las deudas, en qué caso nos conducen a la pobreza y en qué caso nos puede servir de respaldo para prosperar. Pero una vez más, no es el dinero, ni la deuda lo que es malo, sino la mentalidad, los pensamientos y sentimientos que nos mueven a utilizarlos de una u otra manera.

Opción dos: desatar la prosperidad en nuestras vidas permitiendo al dinero fluir hacia nosotros y multiplicarse

Esto se logra a través de la independencia financiera, que nos conduce a la libertad financiera, y en el proceso contar con todo lo que nos fuere necesario para desarrollar todas nuestras potencialidades y vivir cada uno de nuestros sueños.

El sencillo gráfico nos indica ese camino de dominio propio, dominio de las leyes del dinero y las leyes de la prosperidad y la abundancia. ¿Cómo recorremos ese camino?

flujo-efectivo-kiyosaki

Factores que determinan el éxito financiero

Son cuatro factores que determinan el éxito financiero: El ingreso, la administración del ingreso, el ahorro y la inversión.

El ingreso:

Hay dos tipos de ingreso:

El ingreso activo o lineal, que consiste en producir dinero a cambio de un trabajo donde cambiamos nuestros conocimientos y habilidades por dinero en un tiempo dado, por ejemplo los sueldos, los honorarios y las comisiones; y,

El  ingreso pasivo o residual, donde el ingreso depende de un activo financiero y no de la dedicación personal, por ejemplo tenemos las regalías por derecho autoral, los dividendos empresariales, las rentas, etc.

Una persona verdaderamente próspera aprende a crear ingresos pasivos, porque además del suministro financiero, necesita tener el control de su tiempo para desarrollar su pasión en plena libertad. En la sociedad en que vivimos, la libertad financiera radica en el control del tiempo y el dinero; es decir, que tiempo y dinero no sean obstáculos a la hora de vivir los sueños.

Administración:

Si no aprende a vivir con menos de lo que gana, nunca logrará libertad financiera. El hábito de administrar lo que gana es más importante de la cantidad.

Controlar los gastos implica ante nada controlar las emociones y aprender a simplificar, a practicar la gratitud por lo que uno tiene y mantener el entusiasmo y la paciencia para no “matar la gallina de los huevos de oros” por querer todos los huevos de una vez.

Ahorro:

El ahorro está directamente relacionado con los dos factores anteriores, ya que la cantidad por ahorrar depende del ingreso y la buena administración.

Al ahorrar pone en práctica el principio “páguese usted primero” ya que de todo lo que gana, lo que verdaderamente es de usted es lo que ahorra, porque el resto se va como llegó.

El primer ejercicio de prosperidad consiste en ejercitar el hábito de ahorrar el 10% de todo el ingreso y no gastarlo jamás, sino utilizarlo exclusivamente para el siguiente paso.

Inversión:

En pocas palabras es hacer que tu dinero, y digo tú dinero porque te lo guardaste para ti, trabaje para ti. Hacer que el dinero trabaje para ti en vez de tu trabajar por el dinero, te pone en posición de dominio sobre el dinero.

La mayoría de las personas sale de casa a trabajar todos los días cuando en realidad le hubiera gustado hacer otra cosa, lo que significa que están dominadas por la necesidad del dinero.

Llegar a este nivel supone haber adquirido una madurez emocional bastante razonable para el manejo del dinero, y una educación financiera apropiada para manejar negocios e inversiones.

Tanto el proceso de madurez como la educación financiera adecuada demandan esfuerzo y tiempo. Por eso, apenas tomes la decisión de incorporar en tu vida las leyes del dinero para crear abundancia, asume así mismo, la tarea de educarte continuamente en el campo financiero.

El siglo XXI ofrece innumerables oportunidades, pero para poder aprovecharlas hay que estar preparados y listos, es decir, con la mentalidad adecuada y los conocimientos correctos.

Conclusión

Considerar estos cuatro factores da cuenta de lo sencillo que resulta comprender racionalmente el proceso que conduce a la libertad financiera. Con los gráficos incluidos la idea es comprensible para cualquier persona de cualquier nivel. Pero la complejidad salta a la vista cuando nos preguntamos por qué un camino tan sencillo permanece invisible para la mayoría, y sumamente difícil para aquel que de buenas ganas decide ponerse en marcha hacia la prosperidad.

Pues, si las leyes externas del dinero son así de sencillas, nos corresponde seguir analizando el proceso interno que desata seguir los pasos, los escollos mentales y emocionales a sortear a fin de avanzar hacia la meta.
Milciades Villalba Santos

Milciades Villalba Santos

Autor

Empresario de Networt Marketing, bloguero, orador, coach y educador de emprendedores.

Este blog es resultado de dos cosas: El sueño de ser un escritor, y la tranformación que supone en mi vida convertirme en empresario del Siglo XXI.

Si te ha gustado, no dejes de compartir